Francisco y las razones detrás de Amoris Laetitia.

Comparte
avatar
Handwerker
Deal With It
Deal With It

Mensajes : 11251
Debut oficial : 04/10/2013

Francisco y las razones detrás de Amoris Laetitia.

Mensaje por Handwerker el Miér 25 Ene 2017 - 18:30

Pueden ser considerados como los postulados del pensamiento del papa Francisco, desde el momento que, además de resultar recurrentes en su enseñanza, son presentados por él como criterios generales de interpretación y evaluación.

Ellos son:
- El tiempo es superior al espacio:
    Este principio permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos. Ayuda a soportar con paciencia situaciones difíciles y adversas, o los cambios de planes que impone el dinamismo de la realidad. Es una invitación a asumir la tensión entre plenitud y límite, otorgando prioridad al tiempo.

- La unidad prevalece sobre el conflicto:
    Ante el conflicto, algunos simplemente lo miran y siguen adelante como si nada pasara, se lavan las manos para poder continuar con su vida. Otros entran de tal manera en el conflicto que quedan prisioneros, pierden horizontes, proyectan en las instituciones las propias confusiones e insatisfacciones y así la unidad se vuelve imposible. Pero hay una tercera manera, la más adecuada, de situarse ante el conflicto. Es aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso.

- La realidad es más importante que la idea:
    Esto supone evitar diversas formas de ocultar la realidad: los purismos angélicos, los totalitarismos de lo relativo, los nominalismos declaracionistas, los proyectos más formales que reales, los fundamentalismos ahistóricos, los eticismos sin bondad, los intelectualismos sin sabiduría.
    La idea – las elaboraciones conceptuales – está en función de la captación, la comprensión y la conducción de la realidad. La idea desconectada de la realidad origina idealismos y nominalismos ineficaces, que a lo sumo clasifican o definen, pero no convocan. Lo que convoca es la realidad iluminada por el razonamiento. Hay que pasar del nominalismo formal a la objetividad armoniosa. De otro modo, se manipula la verdad, así como se suplanta la gimnasia por la cosmética.

- El todo es superior a la parte:
    El todo es más que la parte, y también es más que la mera suma de ellas. Entonces, no hay que obsesionarse demasiado por cuestiones limitadas y particulares. Siempre hay que ampliar la mirada para reconocer un bien mayor que nos beneficiará a todos. Pero hay que hacerlo sin evadirse, sin desarraigos. Es necesario hundir las raíces en la tierra fértil y en la historia del propio lugar, que es un don de Dios. Se trabaja en lo pequeño, en lo cercano, pero con una perspectiva más amplia.

Todo en su doctrina está apuntando a un hecho, evolución.
Y como antes le hicieron a Tettamanzi, denominándole despectivamente como "El Imán de Milán", ahora toca lidiar con multitud de citas falsas dichas supuestamente por Francisco que no hacen sino alimentar el odio hacia la apertura y la transformación, valores que han hecho de esta, la Iglesia de Cristo, la piedra angular de la cultura occidental, le pese a quien le pese.

Tettamanzi que a su vez ya había dicho:
«La imposibilidad de acceder a la comunión eucarística para los casados que viven establemente un segundo enlace no implica un juicio sobre el valor afectivo y sobre la calidad de la relación que une a los divorciados vueltos a casar»

¿Y por qué hablo de este factor?, os preguntaréis.

Pues bien, sucede que el mayor revuelo causado dentro del seno de algo muy raro que se podría denominar amablemente como absolutismo canónico pero que en realidad es intransigencia pura y dura de parte de jerarcas eclesiásticos que incurren en la suciedad que Metro ha tenido a bien mencionar tímidamente en otro tema, se ha dado por lo siguiente:

«Uno de aquellos días en los que Jesús caminó por nuestro mundo, el evangelista san Marcos refiere que “se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaron: -¿Puede el marido repudiar a la mujer?”. Jesús les respondió que los esposos “ya no son dos, sino una sola carne” y agregó: “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre”.

Los discípulos, sorprendidos por la firmeza de su respuesta, pensaron que podrían discutir con Jesús el asunto del matrimonio con más confianza y a solas con él, así que al volver a casa, le preguntaron nuevamente sobre el asunto. En esta ocasión, la respuesta del Señor fue contundente y definitiva: “Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquella; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio”.

Si en la primera respuesta de Jesús no cabe la duda, la segunda respuesta es indiscutible por tres principales razones: es contundente, es Sacramento, es Palabra de Dios. El matrimonio, pues, es indisoluble, y este carácter de indisolubilidad coloca en una situación de adulterio a todo aquel que, luego de separarse de su cónyuge, vive una nueva relación conyugal con quien no está casado. Por lo tanto, no pueden recibir el sacramento de la eucaristía.

El papa Francisco quiso discutir nuevamente la indisolubilidad del sacramento del matrimonio y revisar si es posible que las parejas en segundas nupcias puedan recibir la santa Comunión. Para ello convocó a un sínodo de obispos y luego presentó el documento resultante del sínodo, firmado por él mismo el 19 de marzo de 2016 y hecho público el 8 de abril.

El documento, de tipo Exhortación Apostólica Postinodal, que lleva por título Amoris Laetitia, no modifica en nada la enseñanza que Jesús nos dejó por medio de sus discípulos y confirma, en su inciso 242, que el divorcio por sí mismo no excluye a nadie de recibir la Comunión: “Hay que alentar a las personas divorciadas que no se han vuelto a casar -que a menudo son testigos de la fidelidad matrimonial- a encontrar en la Eucaristía el alimento que las sostenga en su estado”. No así, como lo determina en el inciso 243, en el caso de las parejas en segundas nupcias: “A las personas divorciadas que viven en nueva unión, es importante hacerles sentir que son parte de la Iglesia” pero su aceptación en la comunidad no modifica el carácter indisoluble del matrimonio: “Para la comunidad cristiana, hacerse cargo de ellos no implica un debilitamiento de su fe y de su testimonio acerca de la indisolubilidad matrimonial”. El documento, que como se aprecia no libera la prohibición de comulgar a los divorciados vueltos a casar, tampoco elimina ni sustituye, como lo explica en su inciso 244, los procesos de nulidad matrimonial, en busca de causales, en los tribunales eclesiásticos: “Será necesario poner a disposición de las personas separadas o de las parejas en crisis un servicio de información, consejo y mediación, vinculado a la pastoral familiar, que también podrá acoger a las personas en vista de la investigación preliminar del proceso matrimonial”.

Por medio de Amoris Laetitia, el papa Francisco quiere acercar la misericordia divina a todos aquellos que se han sentido desplazados o desdeñados en la Iglesia, pero la misericordia no puede suplantar a la sana y verdadera doctrina. Así lo establece en el inciso 297: “Si alguien ostenta un pecado objetivo como si fuese parte del ideal cristiano, o quiere imponer algo diferente a lo que enseña la Iglesia, no puede pretender dar catequesis o predicar, y en ese sentido hay algo que lo separa de la comunidad”.
»

Pero a partir de eso cada quien entiende lo que quiere y politiza (desgraciadamente) también, cuanto quiere.

Burke:
«-De particular preocupación para mí es una perspectiva mundana, una perspectiva centrada en el hombre, centrada en el mundo, especialmente en la Iglesia”, dijo, añadiendo que la perspectiva se expresa en un “entendimiento secular de las realidades divinas.

-Por ejemplo, hoy en la Iglesia, están los que se refieren a la realidad objetiva de la gracia del matrimonio como un mero ideal al que más o menos tratamos de conformarnos.

-Tal descripción del matrimonio puede ser engañosa. Podría llevar al lector a pensar en el matrimonio como una idea eterna a la que, en la evolución de las circunstancias históricas, el hombre y la mujer más o menos se conforman.  Pero el matrimonio cristiano no es una idea, es un sacramento que confiere gracia sobre un hombre y una mujer para vivir en el amor mutuo, fiel, permanente y procreativo. Cada pareja cristiana válidamente casada recibe, desde el momento de su aprobación, la gracia de vivir el amor que se prometen uno al otro.

-La visión mundana lleva a la confusión y la división dentro del Cuerpo de Cristo, debido a que no es cierta, termina por negar el principio fundamental de la recta razón, se llama el principio de no contradicción, a saber, la ley, que una cosa y su negación no pueden ser ambas verdaderas al mismo tiempo y en el mismo sentido.

-Por ejemplo, no puede ser que la Iglesia profese la fe en la indisolubilidad del matrimonio, de acuerdo con la ley de Dios escrita en cada corazón humano, y anunciada en la palabra de Cristo, y al mismo tiempo admita a los sacramentos a los que públicamente viven en violación de la indisolubilidad del matrimonio. Si una persona que está viviendo públicamente en violación de su vínculo matrimonial es admitida a los sacramentos, entonces, ya sea que o el matrimonio no es indisoluble o el sacramento de la santa Eucaristía no es el Cuerpo de Cristo y el encuentro con Cristo en el sacramento de la penitencia no requiere el firme propósito de enmienda de nuestras vidas, es decir, la obediencia a la palabra de Cristo, “no peques más”.

-Todos estamos tentados a participar en tales formas mundanas de pensamiento. Es mi esperanza hoy ayudarles en la batalla para resistir este tipo de pensamiento, con el fin de permanecer fieles a Cristo que está vivo en ustedes por la efusión del Espíritu Santo.
»

Aquí quiero dejar algo en claro:

Por extraordinario y místico que me parezca el S.S. Benedicto XVI no tuvo la fuerza suficiente para hacer frente a Bertone, un cardenal con un poder y una influencia que iba incluso más allá que la del Sumo Pontífice, pues, por ejemplo, gracias a él se lograron dos canonizaciones de las que Ratzinger sencillamente no tenía datos, la primera fue de Teresa de Calcuta durante el pontificado de Wojtyla, la segunda, la del propio Juan Pablo II.

Y Benedicto créanme cuando les digo esto, es de los más grandes defensores del catolicismo y de la doctrina católica y de la teología y el canon católicos en toda la historia del papado, siendo además un académico y un exégeta en toda la extensión de la palabra, pero al ver la cantidad de inmundicia que existía en seno de la Iglesia no pudo más y tuvo que convocar a un cónclave para determinar a su sucesor.

Menciono a Bertone como artífice de algo malo con las canonizaciones de Teresa de Calcuta y de Juan Pablo II porque Teresa de Calcuta instaba a la pobreza, mantenía sus hospitales en condiciones infrahumanas, mientras más miserables estuvieran esas pobres gentes, mejor, se conmovía en mayor escala y más profundamente al ideario colectivo y su status quo se preservaba en un ciclo totalmente enrarecido, y menciono a Juan Pablo porque esa canonización no fue mas que un ejercicio de propaganda mediática, nada más por hablar de algo de lo que había tras la fachada del "Papa Viajero", en México ayudó de manera flagrante a esconder pedófilos en masa, cualquier acusación se desestimaba y junto con Norberto Rivera permitieron una carnicería como pocas han existido en tiempos modernos en materia de vejaciones que quedaron impunes. Lo de Maciel por ejemplo no es mas que la punta del iceberg. A eso le añadimos que bajo su mandato el Banco del Vaticano estuvo lavando dinero para delincuentes de cualquier clase, asesinos, ladrones, traficantes de armas, de drogas, incluso de personas.

¿Os imagináis lo que es para alguien que cree a rajatabla en lo que predica y predica con un par y con el ejemplo llegar y ver que acaba de canonizar a alguien que ha sido tan dañino para la condición de Santa de la Iglesia?

Así las cosas.

Ahora mismo suena mucho la destitución del gran maestre de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, que por repartir condones, háganme ustedes favor, pero viendo el panorama eso ahora mismo importa poco y nada.

Desinformación por parte de obispos y cardenales, desinformación por parte de los medios de comunicación, extremismo religioso y una total falta de empatía, contra eso es que vive en este momento el Vicario de Cristo.

Tomadlo en cuenta antes de juzgarle y antes de siquiera verificar si una de tantas frases "inauditas" que haya dicho sea siquiera en parte cierta.
avatar
danideco
Antipedrista Radical

Mensajes : 11119
Edad : 42
Localización : dentro de una manada de pumas
Debut oficial : 27/06/2008

Re: Francisco y las razones detrás de Amoris Laetitia.

Mensaje por danideco el Miér 25 Ene 2017 - 22:57

Espero al bluray
avatar
Handwerker
Deal With It
Deal With It

Mensajes : 11251
Debut oficial : 04/10/2013

Re: Francisco y las razones detrás de Amoris Laetitia.

Mensaje por Handwerker el Miér 25 Ene 2017 - 23:17

Miedoso. Very Happy

Contenido patrocinado

Re: Francisco y las razones detrás de Amoris Laetitia.

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun 20 Nov 2017 - 8:48