Cuando el universo conspira contra si mismo una y otra vez... para mejorarse. ( Flamingo )

Comparte
avatar
Asmodeo
Paquete infumable
Paquete infumable

Mensajes : 1696
Localización : En tierra firme
Debut oficial : 25/07/2015

Cuando el universo conspira contra si mismo una y otra vez... para mejorarse. ( Flamingo )

Mensaje por Asmodeo el Miér 30 Sep 2015 - 16:42



https://youtu.be/xoWRkd3oGcs

XIII Arcano sin nombre
Para la profunda transformación todo lo material lo deberás entregar (y lo que no quieres dar, te lo quitarán) - Si lo tienes lo perderás. Nada te pertenece. Disfrútalo mientras te acompaña.
«¡Yo soy el espíritu que siempre niega! Y con razón: pues todo lo que nace es digno de perecer.- Mefistófeles dice en el Fausto (versos 1338-1340)
- Leandro Taub









En sus orígenes la Serpiente estaba estrechamente ligada a los ciclos de la naturaleza. El hecho de que hiciera un agujero para poner huevos dentro de la tierra se asoció con la idea primigenia del huevo cósmico y la vagina de la mujer, relacionándose con los cultos ctónicos y ligada a la idea de fertilidad femenina.
Una de las representaciones más antiguas la encontramos en Mesopotamia, en el Vaso de Gudea, emblema del dios sumerio Ningizzida (o Gizzida), dios de la vegetación y de las plantas medicinales, conocido también como “El Señor del Árbol de la Vida” que posteriormente pasaría a ser el dios de la magia y de la sanación

....
El dios serpiente Apep (o Apofis en griego) fue considerado como el caos, las fuerzas maléficas que habitaban en el Duat (el inframundo), contrario a Maat (el orden cósmico). Apep era representado como una serpiente gigantesca e indestructible que trataba de romper el recorrido nocturno de la basrca solar de Ra para evitar que surgiera un nuevo día. Para los antiguos egipcios era necesario que existiera el mal para que el bien fuera posible.

....

Ya en el periodo helenístico, del culto a la serpiente surgieron también dos símbolos muy importantes: El caduceo de Hermes (Mercurio), dios griego de los mercaderes y mensajero de los dioses, y la vara de Asclepio (Esculapio), dios griego de la medicina.
En ambos casos la vara podría simbolizar el báculo, pero hay diversidad de opiniones sobre si a su vez puede representar un símbolo fálico o el mismo árbol de la vida antes citado, sobre el cual ascienden las serpientes.


En la Vara de Asclepio la serpiente está asociada tanto a la muerte como a la medicina, por lo tanto a la salud y la vida, pero también a los ciclos de muerte y resurrección.














https://es.wikipedia.org/wiki/Gargant%C3%BAa_y_Pantagruel

GARGANTÚA




Gargantúa
Ilustración de Gustave Doré para Gargantúa.

Después del éxito de Pantagruel, Rabelais quiso reescribir a su manera la historia de Gargantúa. Escribe a Erasmo y, animado por el éxito, publica Gargantúa en 1534. Produjo una narración mejorada de la vida y las obras del padre de Pantagruel en Gargantúa. Descarta las fuentes populares tradicionales iniciales y reeditó un Gargantúa literariamente más acabado y netamente más henchido de humanismo que la primera obra.

Este volumen incluye una de las más destacadas parábolas en la filosofía occidental, la de la Abadía de Thelema, que puede considerarse una crítica a las prácticas docentes de la época, o una llamada a la libre escolarización, o todo tipo de nociones sobre la naturaleza humana. La "Abadía de Thelema" era una especie de comunidad ideal, contrapuesta a la corrupción existente en los ámbitos monásticos de su tiempo. El lema de esta comunidad utópica era precisamente: "Haz tu voluntad". Casi con toda probabilidad, Rabelais utilizaba esta imagen para criticar ácidamente al monacato, pues aparte de esta cita no se conoce ningún intento por su parte de preparar o fundar una comunidad semejante.

Esta historia de Thelema ha sido utilizada en defensa de ideas posteriores. Se ha mencionado como ejemplo de la existencia de ideas anarquistas a lo largo de toda la historia: la descripción de la feliz abadía de Thélème —Gargantúa— donde ofrece un cuadro de la vida libre de todo freno autoritario (Rudolf Rocker, Anarcosindicalismo (teoría y práctica). Igualmente, el ocultista Aleister Crowley la considera una profecía sobre su propia venida.


Pantagruel y Gargantúa no son ogros crueles, sino gigantes bondadosos y glotones. Este gigantismo le permite describir escenas de festines burlescos. La infinita glotonería de los gigantes abre puerta a numerosos episodios cómicos. Así, por ejemplo, el primer grito de Gargantúa al nacer es: "¡A beber, a beber!". El recurso a los gigantes permite también trastocar la percepción normal de la realidad; bajo esta óptica, la obra de Rabelais se inscribe en el estilo grotesco, que pertenece a la cultura popular y carnavalesca.


"Haz tu voluntad"





@ALEJODOROWSKY
Crowley se equivocò de camino: en lugar de hacerse servidor del Tarot y de los otros, quiso convertirse en Mesìas. Su Tarot es venenoso.

https://twitter.com/alejodorowsky/status/19444694860
















    Fecha y hora actual: Lun 20 Nov 2017 - 8:47