Análisis sobre Rafinha

Comparte
avatar
Duende
Cruciquense

Mensajes : 46350
Edad : 27
Debut oficial : 12/04/2009

Análisis sobre Rafinha

Mensaje por Duende el Vie 7 Mar 2014 - 14:10

Es muy largo el artículo, pero vale la pena.

EL GEN RECESIVO

Para el mundo del fútbol, Mazinho es Brasil 1994. Su nombre irá ligado por siempre a los de Mauro Silva y Carlos Dunga. Juntos formaron el célebre centro del campo que recuperó para la Canarinha el cetro mundial después de 24 años. Fue aquel conjunto un equipo innegablemente defensivo, capaz de dejar su portería a cero en cinco de los siete partidos del torneo gracias, sobre todo, a su poderoso trivote. Aquella conquista hizo que todos relacionásemos a Mazinho con conceptos, digamos, destructivos. Pero Iomar do Nascimento no era nada de eso. Al centrocampista de Paraíba lo que le llenaba era subir al ataque, llegar hasta el área y chutar. O tirar una pared con el compañero para luego definir él. Divertirse con el fútbol es lo que llevaba dentro y lo que legaría a su descendencia. Primero vino Thiago Alcántara, representante máximo del hedonismo sobre un terreno de juego. El primogénito de Mazinho creció pensando en hacer feliz a la gente, así que se propuso dar todos los pases de la manera más estética posible. Sin quererlo, construyó un estilo inseguro del que desconfiaron muchos. Su hermano Rafinha nunca fue tan soñador. Dos años menor que Thiago, Rafa concibe el juego de manera más responsable… sin dejar de ser, ni por un instante, un Álcantara Do Nascimento.

Aunque ha sido bendecido con muchas virtudes, entre ellas la conducción y el regate, Rafinha es principalmente un pie izquierdo. Esto puede chocar con cualquier vídeo resumen de sus mejores jugadas pero no deja de ser cierto. Como buen zurdo, el golpeo es parte esencial de su fútbol. De entrada, podemos decir que Rafinha usa la superficie completa de su bota, es decir, tanto la cara interna-central como la exterior. Las primeras son su área de seguridad. Con el interior logra cambios de orientación a gran velocidad (Foto). En el lanzamiento medio-largo su creatividad es absoluta. Puede colocársela a un compañero que se desmarca (Foto) o puede enganchar una pelota en el aire y pasarla sin problemas (Foto). Es un virtuoso, lo sabe y lo disfruta, aunque en ocasiones sus aptitudes le conduzcan al error.

En el pase corto asoma un defectillo que si bien no es muy grande, sí comienza a adentrarnos en la esencia del brasileño. Colocado por Luis Enrique casi siempre en la zona derecha del campo, Rafinha usa el toque de exterior en situaciones que requieren extrema sencillez (Foto). A veces un envío rutinario a cinco metros le pilla con el cuerpo diseñando una maravilla improcedente. El gen Alcántara está presente en él. Dicho esto, lo que en Thiago es norma, en Rafinha es un detalle que no va en el discurso global del futbolista. Sin embargo, esta carencia es suficiente para que nos hagamos la pregunta: ¿qué es Rafinha? ¿Cuál es su hábitat? ¿Es el centro del campo o debe actuar más arriba? Nosotros explicaremos su juego a través de las dos posiciones, dejando las conclusiones para el final.

Como interior, Rafinha goza de muchas cualidades pero quizás la más destacada sea la movilidad. El canterano culé no para quieto a la hora de buscar un hueco para recibir (Foto de la derecha), con el añadido de que no necesita un espacio concreto sino que se mueve igual por ambos costados (Foto) y hasta la línea de banda si hace falta. Además, su pasado en La Masía se siente de inmediato al comprobar cómo lleva incorporado el jugar a la espalda de la línea que presiona (Foto). Esto le permite enganchar balones en la mediapunta que, unidos a sus potentísimos primeros cinco metros de explosión, provocan goles como el anotado al Getafe. Pero su inquietud sin el esférico no solo sirve para influir por dentro sino que da vida a lo que pasa en las bandas. Juegue donde juegue, su relación con el extremo (normalmente Augusto Férnandez en la derecha) es permanente. Si el extremo baja a reclamar la pelota, Rafinha puede tirar una diagonal hacia fuera (Foto de abajo a la izquierda). Insistimos, lo hace del mismo modo en la izquierda que en la derecha (Foto de abajo a la derecha). Tras este movimiento hay varias recompensas, claro. Al equipo le otorga profundidad y fluidez y a título personal, disfraza a Rafinha de extremo, posibilitándole posiciones para hacer el uno contra uno o lo que imagine su mente. Como extra final, al hecho de que no tenga un perfil predeterminado para jugar se suma su facilidad para el giro, incluido ese que deja el cuero orientado a su pierna mala (Foto). Rafinha se viste de peonza para no perderla.

Entonces, ¿por qué Luis Enrique le coloca casi siempre de extremo? Existen varias causas. Si nos fijamos, en el párrafo de elogios a sus condiciones como interior no hemos mencionado nada relacionado con el pase. Todo ha sido fútbol sin balón. Lo primero que sorprende de Rafinha en el centro del campo es su nula presencia en el inicio del juego, si bien hemos de hacer una matización inmediata: la salida desde atrás del Celta se realiza abriendo muchísimo a los interiores (Foto de la izquierda) y suele apoyarse para arrancar en los laterales o el mediocentro. Los interiores no la buscan abajo. Lo que no sabemos es si Luis Enrique ha construido ese mecanismo, entre otras cosas, porque no ve a Rafinha preparado para gestionar ataques. Sentido tendría. Como explicamos antes, el pequeño de los Álcantara tiene gran talento para recibir entre líneas. Sin embargo, cuando entra en contacto con la bola aparecen dos defectos relevantes. El primero tiene que ver con el control. Rafinha adora detener la pelota con una pisadita (Foto de abajo a la izquierda). Este gesto será fundamental en su faceta de extremo pero como interior es un error de bulto. El control orientado es la base de todo interior de calidad. Genios de la posición como Xavi, Iniesta o Modric marcan la diferencia desde ese primer toque que les permite seguir jugando. El primer toque de Rafinha todavía no existe.

A esta gran tara se le une su concepción de la posición, que de por sí no es un defecto pero sí que puede entenderse como un riesgo de cara a situarlo en la medular. Como decíamos, Rafinha recibe con frencuencia entre las líneas enemigas. Tras agarrarla, el brasileño afronta las jugadas con enorme verticalidad. Lo que más le gusta es levantar la cabeza, atraer a su marcador y lanzarse al slalom en diagonal (Secuencia Completa). No cabe duda que con esta acción logra juntar rivales, liberando así a los compañeros (Secuencia Completa) para que prueben el desborde (Foto de abajo a la derecha). No obstante, este no deja de ser un lance que expone a su equipo a la pérdida. Rafinha separa mucho el balón de su cuerpo y por momentos pierde el dominio total del mismo. En resumen, la baja participación en la elaboración (ni en las circulaciones más largas se le ve demasiado por detrás de la pelota) y el gusto por el vértigo –siempre controlado, recordemos que su fútbol es responsable– son las pequeñas trabas de Rafinha como interior. ¿Y la defensa? No se cuenta entre sus fallos. Pese a ello, centraremos todo lo relacionado con la intensidad defensiva en el siguiente capítulo: su comportamiento como extremo.

Recibiendo en el pico del área, Rafinha Alcántara alcanza su máximo nivel de determinación. Es ese un momento mágico. La recoge parado, quieto y no necesita ni un metro para liarla. Sus centros al área (Foto) –una acción simple y sin artificio– recuerdan a aquellos que colocaba Maradona en San Paolo a la cabeza de Careca. Su asistencia a Orellana ante el Betis, el ejemplo perfecto. Para colmo, es capaz de realizar ese toque en carrera (Secuencia Completa) y hace daño hasta con la defensa adversaria perfectamente alineada (Foto). Si centra, hay peligro, y es difícil que no centre pues sabe marear al rival con giros hacia ambos perfiles (Foto). Dicho esto, hay que aclarar que Rafinha en ningún caso es un regateador. “La jugada Robben” rara vez la concluye con pleno acierto (Foto). Sus diagonales de gol (Getafe) siempre tienen más éxito en zonas centrales (Foto). Por otro lado, al Celta no le sienta bien que Rafinha inicia sus diagonales desde muy atrás, pues el equipo tiende a no responder a la “aventura” de la joven estrella con movilidad (Secuencia Completa), amén de perderse el factor sorpresa del pase. Arriba es devastador. Atrás, un poco menos. Todo esto es Rafinha extremo desde el punto de vista de la resolución. Ahora miremos al juego.

Lo que como interior era un problema, como extremo es una bendición. Jugando por fuera, Rafinha se ve forzado a recibir de espaldas muchísimas pelotas de Hugo Mallo, el lateral derecho. Es ahí cuando su cuerpo y su control pisando la pelota dan al Celta una salida segura, un punto en el que apoyarse. No importa lo mucho que su marcador le apriete; Rafinha conservará el esférico (foto de la derecha). Esto a los de Luis Enrique les insufla vida, pues Alcántara reclama para sí la presión del contrario, atrae oponentes y suelta para que los demás jueguen libres y con espacio (Secuencia Completa). Ese mismo apoyo también es capaz de ejecutarlo saliendo por sorpresa de la banda (Foto de abajo a la izquierda). El sacrificio por el conjunto está siempre presente… sin marginar la fantasía, por supuesto. Habituales son sus taconazos de primeras (Foto de abajo a la derecha) o sus pases (a veces pelín excéntricos) al lateral que le dobla. ¿Y como 9? Lo dejaremos en “sin calificar”. Se intuye que podría combatir las embestidas de los centrales (Foto) pero a fecha de hoy no está comprobado. Más fiables son sus desmarques al espacio (Foto), que no es que sean rutinarios en su juego pero tampoco los rechaza por completo.

Otro aspecto que denota la seriedad de Rafinha es el apartado defensivo. El futbolista celeste no ahorra energías en el repliegue y baja hasta donde se lo pida la jugada (Foto). Si advierte que su equipo ha quedado desguarnecido en zonas próximas a la suya, realiza un esfuerzo extra en beneficio del grupo (Secuencia Completa) y tampoco disminuye su atención cuando el rival intercambia posiciones en ataque (Foto). Su interpretación defensiva es correcta y su banda nunca es un coladero aunque, como jugador creativo que es, no ama correr hacia atrás y no lo hace a la velocidad del rayo.

El contragolpe es la última fase del juego en la que Rafinha explota sus condiciones tanto físicas como técnicas. El segundo hijo de Mazinho tiene piernas para recoger un balón muerto en su área y plantarse en la contraria (Secuencia Completa). Si el rival no coloca un muro delante, Rafinha se lanza sin miedo frente a todos (Foto), siendo casi un sistema de contraataque en sí mismo. El descaro es incuestionable en este crío de 21 años, nacido 22 meses después de un hermano con el que comparte algunos defectos pero no una misma esencia. Rafinha no tiene la voluntad (ni tanta capacidad) de hacer reír a la gente. Su lenguaje es distinto, más sobrio y comedido. Pero cuidado, en Rafa Alcántara también conviven el riesgo, el virtuosismo y la jugada decisiva. Una mezcla explosiva que hace dudar de la verdad de su ser. ¿Es interior? ¿Es extremo? Desglosadas sus habilidades a lo largo del texto, corresponde al lector formar su propia opinión. Claro que si Luis Enrique le pone casi siempre en banda por algo será…


http://www.ecosdelbalon.com/2014/03/analisis-rafinha-alcantara-celta-vigo-barcelona-futuro-potencial/
avatar
Guahilovic
Bocachánclez

Mensajes : 9040
Edad : 21
Localización : Dubrovnic
Debut oficial : 08/07/2008

Re: Análisis sobre Rafinha

Mensaje por Guahilovic el Mar 25 Mar 2014 - 14:25

Yo lo veo como mediapunta o extremo descaradamente, esos pequeños defectos se pueden pulir fácilmente.
avatar
cesarin_zidane
Bocachánclez

Mensajes : 8598
Debut oficial : 08/10/2009

Re: Análisis sobre Rafinha

Mensaje por cesarin_zidane el Dom 1 Oct 2017 - 20:27


Contenido patrocinado

Re: Análisis sobre Rafinha

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb 16 Dic 2017 - 8:01