Batallitas.

Comparte
avatar
Trancos
Administrador

Mensajes : 9948
Edad : 43
Localización : Alcuéscar (Cáceres)
Debut oficial : 06/05/2011

Batallitas.

Mensaje por Trancos el Mar 31 Mayo 2011 - 19:52

Como muchos ya supondréis, soy un apasionado de la Historia Militar. Y me encantan las Batallas especialmente. Así que, de vez en cuando, os haré una "crónica" de algunas de las mayores batallas de la Historia de la Humanidad. Voy a empezar con una que ya he puesto en algún otro foro.

Leuctra, 371 a.C.. El Nacimiento del Órden Oblícuo.

Tebas desafía a Esparta.


Tras la victoria de Esparta sobre Atenas en la Guerra del Peloponeso ésta ciudad había adquirido la completa hegemonía sobre las demás "polis" (ciudades estado) de la Hélade (Grecia). En todos los asuntos y conflictos entre las diferentes ciudades Esparta tenía su voz, y era una voz respaldada por el temible y temido ejército espartano, con sus magníficos hoplitas, que habían llenado de gloria el nombre de la ciudad lacedemonia durante el último siglo, especialmente en las Termópilas y Platea. Atenas no era ni la sombra de lo que había sido en la no tan lejana "Era de Pericles", y las otras dos "polis" más poderosas, Corinto y Tebas, eran aliadas de los espartanos. Hasta que una de ellas quiso empezar a volar por su cuenta...


Mapa de Beocia.

Tebas era la ciudad más grande y poderosa de la región de Beocia, situada en el centro de Grecia, sobre la que mantenía un dominio político a través de la llamada "Liga Beocia", una confederación de "polis" de la zona liderada por Tebas. El cada vez mayor dominio tebano sobre la región empezó a inquietar a los espartanos, y no todas las ciudades beocias estaban contentas con la influencia tebana. Por ello, cuando varias de estas "polis" hicieron un llamamiento conjunto a Esparta para que interviniese en la región, los lacedemonios (espartanos) no dudaron mucho en atender a ese llamamiento. En la región de Fócide, al norte de Beocia, había un ejército espartano bajo las órdenes del rey Cleómbroto, que rápidamente marchó hacia el sur para unirse a sus aliados beocios y "dar una lección" a los ambiciosos tebanos. La cosa pintaba mal para Tebas, y nadie en Grecia daba un duro por ellos. Esparta disponía de un ejército superior numéricamente, y los hoplitas espartanos eran jústamente temidos en toda Grecia, especialmente sus soldados de élite, los llamados espartiatas. Eran los claros favoritos. Pero Tebas tenía algo de lo que Esparta no disponía: Tenía un GENIO.

Espartanos en el corazón de Beocia


Mapa de la región de Leuctra.

Cleómbroto, en una rápida marcha a través de senderos de montañas y eludiendo los caminos principales, vigilados por los tebanos, logró entrar con sus espartanos en Beocia. En la ciudad de Tespias se reunió con sus aliados beocios, y de allí se dirigió a la cercana Leuctra, al este de Tebas, fijando allí su campamento. Y hacia allí se dirigió también el ejército de Tebas, comandado por un general llamado Epaminondas. Tebas había aceptado el envite.

Cleómbroto contaba con superioridad numérica, disponía de entre 10.000 y 11.000 hombres, 1.500 de ellos espartanos, y de estos 700 espartiatas, la élite de su ejército. Epaminondas tenía a sus órdenes, entre tebanos y aliados, a entre 6.000 y 7.000 hombres, de entre los cuales destacaban los 300 componentes del Batallón Sagrado, la élite del ejército de Tebas, bajo las órdenes de su lugarteniente Pelópidas. La ventaja no era únicamente numérica, sino también de calidad de las tropas de infantería, por la presencia de espartanos. He aquí el problema al que Epaminondas tenía que hacer frente.

Disposiciones tácticas.

El sistema de combate de la infantería griega era la Falange, una larga línea de hoplitas armados con una lanza y un gran escudo redondo, luchando hombro con hombro y formando un auténtico "muro de bronce". Contra soldados inferiores (como los persas) era una formación prácticamente invencible, y en el combate entre dos falanges griegas vencía la que disponía de más soldados o de soldados mejor preparados. Su gran problema era su enorme rigidez que le dificultaba enormemente el maniobrar. Esta formación tenía una curiosa tendencia a desplazarse lateralmente hacia la derecha cuando avanzaba y luchaba. Esto es debido a que el gran escudo circular cubría el costado izquierdo (el del escudo) del que lo portaba, y también el costado derecho (el de la lanza) del compañero situado a su izquierda. Cada soldado buscaba resguardar la parte que no protegía su propio escudo colocándola detrás del escudo del que estaba a su derecha. Esta tendencia hacía que hubiese un desplazamiento general hacia ese lado. Esto se intentaba compensar colocando a los soldados más fuertes y experimentados en el flanco derecho, para controlar el movimiento de la falange. Por ello el flanco derecho de la falange griega era el más fuerte, y donde luchaban los mejores soldados.

Y en el campo de batalla de Leuctra Cleómbroto formó a su ejército de la manera tradicional, una larga línea en la que los aliados ocupaban la izquierda y el centro, y los espartanos, sus mejores soldados, ocupando la derecha. La profundidad de esta falange era la usual en esta formación, entre 8 y 12 filas de hoplitas. Delante formó la caballeria.

Si Epaminondas seguía los estándares estaba perdido. Si formaba una línea tan extensa como la del enemigo no podría tener el mismo grosor de filas, y una línea igual de gruesa sería más corta, dejando los flancos vulnerables. Decidió que su línea no sería tan extensa como la del rival, e introdujo una novedad: su flanco más fuerte no sería el derecho, sino el izquierdo. Y este flanco izquierdo, que se enfrentaría al poderoso flanco derecho de los espartanos, sería EXTRAORDINARIAMENTE FUERTE. Colocó a los aliados ocupando la derecha y el centro, con una falange clásica. Y en su izquierda colocó a los soldados de Tebas en una formación en la que la extensión cedía su protagonismo a la profundidad. Dispuso un bloque de hoplitas tremendamente compacto, con un grosor de 50 filas de soldados, ante las 12 filas tradicionales. A la izquierda de este bloque colocó al Batallón Sagrado. La caballería, como la espartana, formó en primera línea.


Formaciones iniciales. (La caballería tebana no aparece en este mapa, pido disculpas por ello).

La Genialidad de Epaminondas.

La batalla comenzó con la caballería espartana atacando a la tebana. Los jinetes tebanos rechazaron rápidamente a sus enemigos, persiguiéndolos, y estos, en su huida, provocaron cierto desorden y confusión en las líneas espartanas, justo cuando Cleómbroto pensaba lanzar el ataque y superar los flancos enemigos. Apenas había conseguido recuperar el órden cuando se les vino encima el ataque de los de Tebas. Y era un ataque sorprendente, algo nunca visto anteriormente.

Como ya he dicho, Epaminondas había dado una fuerza enorme a su flanco izquierdo, con la intención de desequilibrar la balanza por ese lado. Pero eso hacía que el flanco derecho fuese muy débil, lo que unido a la menor anchura de su línea con respecto a la espartana hacía que el riesgo de que ese flanco fuese flanqueado y desbordado fuese muy grande. ¿Cómo lo solucionó? Pues haciendo que, mientras el flanco izquierdo avanzase con decisión, las tropas que estaban a la derecha suya avanzase menos, y cuanto más a la derecha estaba una unidad, menos avanzaba, al punto de que las tropas del extremo derecho no avanzaron nada, o incluso retrocedieron ligeramente. Así, evitando el contacto con las unidades enemigas que tenían en frente, ralentizaban o incluso evitaban el choque con ellas, neutralizando con ello el riesgo de que ese flanco fuese rebasado. Y el hecho de que las unidades del centro avanzasen algo más se debía a la necesidad de que el flanco izquierdo no perdiese al atacar el contacto con el resto de la línea, y de que se hiciese progresivamente una mayor presión sobre el flanco derecho enemigo. El resultado de estas maniobras era que el ejército tebano formaba algo parecido a una línea oblícua. Epaminondas había inventado el Orden Oblícuo.



La batalla se iba a decidir entre la derecha espartana y la izquierda tebana. Y en ese sector del combate Epaminondas había logrado una superioridad numérica, aunque en el resto de sectores no la tuviese. Y la profundidad de 50 líneas daba a su ataque un empuje muy difícil de contener por las a lo sumo 12 filas espartanas. Y es cierto que los espartiatas eran en aquel momento los mejores soldados del mundo, pero los tebanos tampoco eran mancos, especialmente el Batallón Sagrado. En los primeros choques los tebanos fueron contenidos, pero conforme el forcejeo y la lucha cuerpo a cuerpo entre las dos líneas fueron creando huecos en las filas la profundidad de la formación tebana empezó a dictar su ley. Cada vez que un espartano mataba a un tebano detrás venía otro, y otro, y otro... y los tebanos no eran los persas. Mientras que los espartanos que morían no tenían a tantos sustitutos. Fué un combate encarnizado, pero poco a poco los tebanos hacían que la línea espartana se fuese tambaleando, y el momento decisivo llegó cuando el Batallón Sagrado se unió a la lucha presionando sobre el lado derecho de los espartanos, y el rey Cleómbroto fué herido de muerte. Ello provocó el colapso del flanco derecho espartano y que sus componentes se retirasen del campo de batalla, ante lo cual sus aliados situados en la izquierda hicieron lo mismo, sorprendidos por el hecho de que los temidos espartanos hubiesen sido vencidos y temerosos de ser atacados por la retaguardia por los victoriosos tebanos de Epaminondas.



Un cúmulo de innovaciones.

Tebas había derrotado a Esparta y Epaminondas había entrado en la leyenda. 1.500 soldados del ejército espartano habían caído en el campo de batalla, entre ellos el rey Cleómbroto, mientras los tebanos sufrieron un número de bajas probablemente menor (no he conseguido hacerme con el dato exacto). La noticia sacudió Grecia como un terremoto. La invencible Esparta había sido vencida, y de un solo golpe Tebas le había arrebatado la supremacía sobre la Hélade. Era un dia glorioso para el general tebano.

Pero Epaminondas no solo había pasado a la Historia por haber derrotado a Esparta, sino también por como lo había conseguido: Con ingenio y creatividad. La cantidad de innovaciones que introdujo en un solo dia casi no tiene parangón en la Historia Militar. Había creado el Orden Oblícuo, pero no se quedó ahí. Al crear una formación con mucha profundidad podemos casi decir también que creó el ataque por columnas, y si no fue el primero en aplicar el concepto de superioridad local (aunque yo prefiero decir superioridad localizada) al menos fue de los primeros en usarla. Y todo ello sin apenas precedentes que le guiasen. El único que recuerdo es del general tebano Pagondas, que en la Batalla de Delio había usado anteriormente una formación profunda, de 25 filas, pero a lo largo de toda la línea, no concentrada en un punto. Y rompió el frente enemigo atacando su punto más fuerte, cuando lo normal es que esto se consiga atacando la parte débil de la formación tebana. Aunque también es cierto que la derecha era la parte más fuerte de una falange casi únicamente por el hecho de que los mejores soldados luchaban ahí, porque tácticamente tenía una debilidad que Epaminondas supo ver: Los hoplitas que estaban en el extremo derecho de la falange no disponían de un escudo amigo que protegiese su costado derecho.


Esquema explicativo del llamado Orden Oblícuo.

Epaminondas es, probablemente, uno de los tácticos más creativos y originales de la Historia, y muchos de los grandes caudillos como Filipo, Alejandro, Federico el Grande, Lee o Jackson aplicaron y evolucionaron sus creaciones. Por eso su lugar en la Historia de la Guerra debería ser algo más elevado del que normalmente se le da, creo yo.

Fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Leuctra
http://www.satrapa1.com/articulos/antiguedad/epaminondas/leuctras.htm
http://www.elgrancapitan.org/foro/viewtopic.php?f=87&t=9092&start=90

Los mapas los he encontrado en Google Imágenes.
avatar
trukop
Eterna Promesa
Eterna Promesa

Mensajes : 786
Debut oficial : 17/08/2009

Re: Batallitas.

Mensaje por trukop el Mar 31 Mayo 2011 - 19:59

Grande crack!!!!!! Este hilo lo voy a leer con tiempo para poder saborearlo!!!!


PD: Me permites el lujo de escribir yo las batallas antiguas? Me refiero a las de hititas vs egipcios, athenas vs sparta, grecia vs persia, macedonia vs persia, etc



PD2: Con tu permiso me gustaría escribir la batalla de las termopilas Embarassed
avatar
Trancos
Administrador

Mensajes : 9948
Edad : 43
Localización : Alcuéscar (Cáceres)
Debut oficial : 06/05/2011

Re: Batallitas.

Mensaje por Trancos el Mar 31 Mayo 2011 - 20:01

Por supuesto, camarada.

Si te gusta el tema...

www.elgrancapitan.org/foro/index.php
avatar
Niku
Su Campechana Majestad

Mensajes : 10313
Edad : 29
Localización : Guatemala
Debut oficial : 05/04/2010

Re: Batallitas.

Mensaje por Niku el Mar 31 Mayo 2011 - 20:22

Bienvenido estos hilos Trancos.


Cuenta con mi lanza para aportar.


Invitado
Invitado

Re: Batallitas.

Mensaje por Invitado el Mar 31 Mayo 2011 - 20:52

lo leeré luego...me interesa cuando acabe de repasar unos temillas de fiscal.
avatar
Niku
Su Campechana Majestad

Mensajes : 10313
Edad : 29
Localización : Guatemala
Debut oficial : 05/04/2010

Re: Batallitas.

Mensaje por Niku el Mar 31 Mayo 2011 - 20:55

El orden oblicuo que hablas fue aqui la primera vez que se utilizo dices, estoy seguro que posteriormente esta tactica tambien ayudo al final de la falange junto a tropas mas moviles y ligeras que hostigasen sus flancos.

Fue brillante la disposicion tactica de los hombres de Tebas, como bien dices una profundidad de 12 contra 50 tiene las ventajas que expusiste pero otra que no mencionaste es la resistencia al choque.

Nuevamente por favor continua con estos hilos son de mucho agradecer.
avatar
trukop
Eterna Promesa
Eterna Promesa

Mensajes : 786
Debut oficial : 17/08/2009

Re: Batallitas.

Mensaje por trukop el Miér 1 Jun 2011 - 12:51

Yo también soy un poco aficionado a las batallas históricas, sobre todo a las antiguas.

Querría ahora aportar un granito de arena y exponer una de las batallas que por propio peso ha pasado a la historia : La batalla de las Termópilas

Antes de describir en otro post dicha batalla, me gustaría explicar un poco de la cultura Espartana, como luchaban, vestían y vivían los hoplitas y el marco político que aconteció tan grandiosa batalla. Intentare hacer un breve resumen porque se podrían llenar páginas y páginas solo hablando de Esparta y su cultura.

Hoplita

El hoplita fue un campesino-guerrero, atado siempre a la evolución de la polis, consciente de que dependía de esta, y esta a su vez de él para su defensa. Cuanto más se democratizó la ciudad-Estado y más necesidad hubo de reclutamiento, clases más bajas accedieron al honor y la obligación de participar en la defensa de su “patria”. A excepción de los Espartanos que eran tropas de élite, todos los ciudadanos (filósofos y dramaturgos incluidos) en algún momento de su vida habían sido hoplitas.

Armamento



El equipo básico de un hoplita lo formaba el yelmo de bronce, coraza de bronce de entre 5 y 20 kilos, protecciones de piernas y brazos de bronce, escudo circular de bronce, lanza de entre 2'2 y 3 metros (con un peso aproximado de 1'5 kilos) y espada corta llamada xiphos de 50 a 60 cm (aunque se dice que los Espartanos la usaban de 30 cm) hecha de hierro y bronce.

A lo largo de los siglos, la equipación hoplita fue evolucionando hasta su desaparición con la falange Macedonia. Cabe destacar que a pesar de lo que Hollywood siempre nos ha vendido, las armaduras hoplitas fueron perdiendo en robustez y peso para crear falanges más ligeras.

La falange

Las Falanges variaron en su forma y composición, según las épocas, pero todas estuvieron basadas, básicamente, en las falanges Espartanas. Esta se componía de varias filas ( 4, 8, 12 ó 16 ), de composición homogénea en sí, pero heterogéneas entre ellas. Generalmente la primera fila estaba formada por los soldados de más experiencia y habilidad para el combate, en la última estaban colocados los siguientes soldados en habilidad y experiencia. En las filas intermedias se situaban los soldados menos experimentados. Esta composición hacía de la Falange una fuerza de choque muy resistente, tanto en el inicio como al final de la lucha, evitando su desmoronamiento y desorganización en el combate.

La Falange básica estaba la compuesta de 4096 hombres divididos en cuadro de 216 x 16, o lo que es lo mismo 16, sintagmas, formados cada uno por 16 filas de 16 hombres (256 soldados).

Como ya ha dicho Trancos anteriormente, en las falanges se solía colocar a los hombres más fuertes en el costado derecho para evitar la deriva hacía ese lado de la falange debido a que un hoplita defendía su costado izquierdo con su escudo y su compañero de la derecha defendía su costado descubierto.




Esparta



Para no andarme mucho por las ramas, simplemente comentaré que la Esparta que todos conocemos fue constituida por los Dorios hacia el siglo XI a.c. tras el conocido periodo de oscuridad Griega (siglos XII-VIII).

En el siglo VII, Esparta desarrollo una serie de reformas sociales y militares que encaminaría a un dominio militar de Esparta sobre el resto de polis.

Ciudadanos

Los únicos que poseían derechos políticos eran los denominados espartiatas que a diferencia de los espartanos, estos tenían descendencia consanguínea con el pueblo indoeuropeo de los dorios, llamados “astoi” o “ciudadanos”. Conformaban una minoría privilegiada pues al momento de nacer recibían una parcela de tierra junto con unos Ilotas, que conservaban toda su vida. Ocupaban los cargos públicos en forma exclusiva y concentraba el poder militar. Los trabajos manuales y de la tierra eran considerados tareas denigrantes para ellos, los trabajos de agricultura eran propios de los espartanos ( hombres que vivían en esparta pero que no eran ciudadanos).

Los no ciudadanos: Periecos e Ilotas

Los periecos (habitantes de la periferia), eran descendientes de los miembros de las comunidades campesinas sometidas sin utilizar la fuerza. Aunque libres, jamás participan en las decisiones. Poseen el monopolio del comercio y comparten el de la industria y la artesanía con los Ilotas. Entre los periecos hay también campesinos, reducidos a cultivar los terrenos menos productivos. Gozaban de ciertos derechos, como poseer bienes o casarse, pero no podían participar en el gobierno de la ciudad.
Los ilotas son los campesinos de Esparta. Eran descendientes de las comunidades campesinas sometidas a la fuerza por los Espartanos. No son estrictamente esclavos, sino siervos: pertenecen al Estado, están adscritos a la propiedad que cultivan, no se los podía comerciar, pueden casarse y tener hijos y se quedan con los frutos de su trabajo una vez deducida la renta que corresponde al titular de la hacienda.
De modo excepcional, los ilotas podían ser reclutados para el ejército y liberados luego. Eran mucho más numerosos que los "ciudadanos" y debido a esto, Esparta se profesionalizo militarmente para poder controlarlos.

Sociedad

Todas las leyes y la Constitución características de Esparta se atribuyen a Licurgo, aunque de su persona se sabe bastante poco.

Dividió la tierra en lotes iguales, capaces de producir mucho más de lo necesario para sustentar a una persona, y los repartió equitativamente entre los ciudadanos. Luego instauró un sistema político profundamente demócrata cuya norma fundamental, la llamada Gran Retra, era: “Que el pueblo tome las decisiones. Pero si se equivoca, rechácenlas los ancianos y los reyes”. Se hablaba de “los reyes”, en plural, porque una de las peculiaridades espartanas era que reinaban dos reyes simultáneamente, con lo que ninguno de ellos era monarca.
Además, había un Senado o Consejo de Ancianos, compuesto por individuos respetados que formaban una especie de aristocracia popular. La manera de elegirlos tenía el encanto de los usos democráticos primitivos. Un grupo de jueces se encerraba en una especie de caseta sin ventanas, y el pueblo se congregaba a su alrededor. Los candidatos se iban presentando de a uno ante la asamblea popular. El pueblo los aclamaba sin mencionar sus nombres. Los jueces, desde su encierro, debían decidir cuál había sido el más aclamado, y ése era el elegido.

Una de los mejores aportes de Licurgo fue la invalidación fáctica del dinero. Las monedas espartanas eran de hierro, pero ni siquiera valían su peso en hierro, porque se las templaba con vinagre para que el metal no pudiera reutilizarse.

Otra de las instituciones de Licurgo fue una comida en público. Todos los hombres estaban obligados a pertenecer a un especie de sociedad gastronómica formada por 15 miembros, a la que a aportaban en especie lo necesario cada mes: harina, vino, queso, higos y algo de dinero para carne. El plato imprescindible era su célebre “sopa negra” hecha de sangre, vino y vísceras.

Los espartanos practicaban una moral sexual tan asombrosa para sus contemporáneos como lo sigue siendo para nosotros hoy en día. Allí no había prejuicios ni escándalos. Las jóvenes se exhibían desnudas ante los varones. La mayorìa de los ciudadanos eran bisexuales porque, si bien la homosexualidad era normal el matrimonio era obligatorio. A los que no se casaba se los humillaba públicamente haciéndolos dar vueltas a la plaza por no dar hijos a la patria. Las nociones de celos o adulterio eran extrañas a una sociedad en la que no estaba mal visto que ambos cónyuges mantuvieran otras relaciones, e incluso convivieran con sus maridos y sus amantes en el mismo hogar.

Se podría decir sin sonrojarnos que Licurgo creo el primer comunismo de la historia.

Entrenamiento

La agogé o educación espartana fue, junto al radical rechazo del individualismo y la militarización de toda la vida privada y colectiva, el rasgo más característico y definitorio de la sociedad lacedemonia.

La agogé constituye un sistema educativo profundamente original en su época por sus características, ya que es:
-Obligatorio: constituye un requisito indispensable para la plena ciudadanía. Para Jenofonte, aquellos que no han pasado por la agogé son ciudadanos de categoría inferior que no pueden acceder a las magistraturas ni a los cuerpos de élite o, según Plutarco, son directamente privados de sus derechos ciudadanos. Por el contrario, se puede dar el caso de no ciudadanos (presumiblemente ilotas) que, aceptados en el sistema educativo de la agogé, llegan a ser hombres libres: son los llamados mothakés.
-Colectivo: frente a la educación personalizada con un preceptor esclavo, al estilo de otras ciudades griegas, la agogé se estructura en etapas para grupos de niños de edad similar.
-Organizado por el Estado: es el propio gobierno de la ciudad el que gestiona la educación pública como una de sus principales misiones, lo que merecerá la alabanza de Platón y Aristóteles. Además de contar con magistrados especializados, los éforos llevan a cabo personalmente una supervisión diaria.

De 0 a 7 años

Esparta implantó una estricta eugenesia destinada a lograr niños sanos y fuertes. De acuerdo con Plutarco nada más al nacer, el niño era examinado por una comisión de ancianos en la Lesjé para determinar si era hermoso y de constitución robusta. En caso contrario se le llevaba al Apóthetas, una zona barrancosa al pie del Taigeto, donde se le arrojaba o abandonaba en una cima. Se buscaba eliminar así toda boca improductiva. Si el niño (o la niña) superaba la prueba, era confiado a su familia para que lo criase. Durante su estancia en el ámbito familiar no se mimaba al niño. Se instruía especialmente a las nodrizas para que lo criaran sin pañales que constriñesen su crecimiento o debilitaran su resistencia al frío y al calor. Al niño pequeño se le prohibía toda clase de melindres, caprichos o rabietas, y debía acostumbrarse a estar solo y a no temer a la oscuridad. Era también costumbre bañarlos con vino, pues existía la creencia (así lo afirma el mismo Aristóteles) de que provocaba convulsiones, haciendo que las naturalezas enfermizas sucumbieran enseguida y robusteciendo, en cambio, las sanas.

De 7 a 20 años

A los siete años, los niños Espartanos abandonaban su casa y quedaban bajo la autoridad de un paidónomo, magistrado especializado que supervisaba la educación. Se integraban en una agelé, especie de unidad militar infantil, bajo el mando de un muchacho mayor, el irén (de diecinueve años cumplidos) con quien entablarían un lazo de padre-hijo o de amantes, relación que la propia Esparta fomentaba para hacer de las falanges grupos con estrechos lazos. Aprendían entonces a leer y a escribir (según Plutarco, este aspecto se reducía al mínimo indispensable), así como a cantar (principalmente las elegías de Tirteo, que servían como cantos de marcha). Pero lo esencial de su formación consistía en endurecerlos físicamente por medio de la lucha y el atletismo, y en aprender el manejo de las armas, a marchar en formación y, por encima de todo, a obedecer ciegamente a sus superiores y buscar siempre el bien de la ciudad.
El Estado asume la tutela hasta los veinte años. Durante la infancia, todo el énfasis se pone en el rigor y la disciplina. Estos dos principios son la quinta esencia de lo espartano. A los niños se les corta el pelo al rape (más tarde, cuando sean efebos, lo llevarán largo y bien cuidado), van habitualmente descalzos y hacia los doce años sólo se les permite ya un himatión (manto de lana de una pieza) al año y ningún quitón (la habitual túnica corta, atada sobre los hombros). De hecho, la mayor parte del tiempo -en el gimnasio, en sus juegos- van desnudos y mugrientos, porque raramente se les permite bañarse. Las raciones de comida se reducen al mínimo imprescindible, lo que les obliga a robar si quieren evitar el hambre o así se lo manda su irén (y, de ser sorprendidos, se les castiga severamente no por el robo mismo, sino por su torpeza al cometerlo). Duermen en un lecho de cañas recogidas en el Eurotas, que deben cortar a mano ellos mismos, sin herramientas de ninguna clase. Pese a todo, los niños y jóvenes cuentan con servidores que les atienden, salvo durante la Krypteia. Al convertirse en efebos (hacia los quince años) se dejaban el cabello largo propio de los soldados, limpio y perfumado, en honor de la opinión atribuida a Licurgo, para quien la melena hacía a los guapos más apuestos y a los feos más temibles.
La esmerada atención que en Atenas y otras ciudades griegas se prodigaba a la educación retórica, en Esparta estaba orientada a formar en la máxima economía expresiva, hasta el punto de hacer proverbial la concisión espartana al hablar (laconismo). Se esperaba del joven que llegara a expresar sus ideas con solidez, pero de forma breve y mordaz, al tiempo que con gracia. Como ejemplo, la contestación que dio el rey Leonidas a un emisario Persa:
-Rey de Esparta, rindete o nuestras flechas taparan el sol.
-Tanto mejor, así lucharemos a la sombra (contestación de Leonidas).

Durante la adolescencia, se pone especial énfasis en el aidós ("pudor", "decencia"). En la primera edad adulta se insistirá de modo particular en la emulación y la competencia, principalmente para llegar a ser uno de los "Hippeis". A partir de los veinte años, los jóvenes espartanos siguen viviendo en un régimen de cuartel y forman los grupos de sfareis (jugadores de pelota).
Todo este entrenamiento hace de los espartanos los soldados más temidos de Grecia y figuran, probablemente, entre los mejores combatientes de la Antigüedad.
Para entrenar el físico, aparte de los castigos y prácticas comentadas con anterioridad, lo más frecuente era apalearlos. El lugar de apaleamiento se encontraba ubicado en un bosque -en un sitio un poco apartado- pero al que podía acceder cualquier ciudadano de Esparta. Lo primero que se hacía era escoger un árbol vigoroso y robusto, al cual se le enganchaba una cadena -en el tronco- y a ésta un palo. Lo que hacía el muchacho era agarrar este palo mientras otros dos de sus compañeros lo apaleaban. Esta acción se llevaba a cabo con varas de bambú, puesto que dolía, picaba y desgarraba la piel. Por si el muchacho se caía de agotamiento o de dolor había otros dos compañeros que se encargaban de levantarlo para que pudiesen seguir apaleándolo.
La finalidad de este ejercicio era, para el que apaleaban, aprender a aguantar y soportar mejor el dolor. Para los que golpeaban, era no detenerse ni vacilar en el ataque aún cuando se sentía el terrible dolor que estaba sufriendo el enemigo. Y en tercer y último lugar, los que sujetaban, la finalidad era que aunque viesen sufrir o incluso morir a sus compañeros en combate no vacilasen y continuasen con la misión que les había sido encomendada por sus superiores.
Esta práctica no se realizaba como castigo, sino que se hacía de forma aleatoria entre los componentes del campamento. Aunque éste también era el castigo que recibían los muchachos a los cuales se les sorprendía robando.
Cuando el que estaba recibiendo el castigo tenía el cuerpo demacrado se le retiraba, pero a no ser que se encontrase muy herido no se le curaban las heridas. Había casos de jóvenes tan arrogantes que por no sucumbir al dolor y por no caer a los pies de sus compañeros preferían morir. Sus cuatro compañeros -los que apaleaban y los que sujetaban- no podían interrumpir la ceremonia, tan sólo podían aconsejar a su compañero que se soltase. Pero si este decidía no hacerlo se proseguía con la ceremonia hasta arrebatarle la vida.

La educación de las niñas

Las mujeres recibían también una educación gestionada por el Estado, basada en la gimnasia, la lucha y el atletismo, y que tenía como finalidad principal capacitarlas para engendrar niños sanos y fuertes. Se trataba de combatir los rasgos considerados femeninos (gracia, cultura) mientras se endurecía el cuerpo. La mujer espartana llevaba habitualmente el peplo arcaico, sin coser por el costado, lo que suscitaba bromas y comentarios lascivos entre los demás griegos, especialmente los atenienses, que las llamaban las fainomérides (“las que enseñan los muslos”). En las ceremonias religiosas y en las fiestas iban directamente desnudas, lo mismo que en las competiciones públicas de atletismo o lucha.
La educación femenina buscaba también reducir al mínimo los sentimientos: el matrimonio no debía ser sino la ocasión de producir futuros guerreros. Incluso el préstamo de esposas entre amigos se consideraba normal, y no era oficialmente vergonzoso ceder la propia a alguien más joven y fuerte que engendrara de ella hijos igualmente vigorosos. Con todo, la actitud ante la bastardía era ambigua, y claramente negativa cuando se refería a los reyes. Así, en el 412 a. C., la relación de Timaia -mujer del rey Agis II- con Alcibíades constituyó un escándalo, y el hijo que tuvo, Leotíquides, fue excluido del trono por bastardo.
Como contrapartida a su dura educación, las mujeres espartanas gozaron de una notable libertad de movimiento, a diferencia de las demás mujeres griegas, recluidas casi de por vida en el gineceo. Podían también heredar de sus padres, lo que les proporcionaba gran independencia de los hombres y solían ser ellas las que administraban la economía familiar.
Las mujeres que asistían a los juegos olímpicos eran únicamente mujeres solteras y en "busca de esposo". Las esposas y las niñas no podían asistir a estas fiestas.

Marco político de Grecia y Persia

La expansión constante de los griegos por el Mediterráneo, tanto hacia oriente como occidente, llevó a crear colonias en las costas de Asia Menor. Estas colonias se ubicaron en territorios controlados por el Imperio aqueménida, que siempre les concedió un elevado grado de autonomía, a pesar de lo cual los colonos helenos siguieron aspirando a la libertad absoluta. Se sublevaron contra el poder imperial y obtuvieron algunas victorias iniciales, pero conocían su inferioridad ante el coloso asiático, por lo que pidieron ayuda a los griegos continentales. Los espartanos se negaron en un principio, pero los atenienses sí los apoyaron, dando comienzo a las Guerras Médicas.
Las ciudades estado de Atenas y Eretria apoyaron la revuelta jónica contra el Imperio persa de Darío I por lo que este juró castigar no sólo a los jonios, sino también a todos aquellos que hubiesen estado involucrados en la rebelión (especialmente a aquellos pueblos que no eran parte del Imperio).

Darío comenzó a preparar en 490 a. C. una misión anfibia bajo el mando de Datis y de Artafernes, la cual comenzó con un ataque sobre Naxos y la posterior sumisión de las Cícladas. La fuerza invasora se trasladó luego a Eretria (ciudad de la isla de Eubea), que asedió y destruyó. Finalmente, se dirigió hacia Atenas y desembarcó en la bahía de Maratón, en donde se encontró con un ejército ateniense al que superaba en número. Sin embargo, en el enfrentamiento de los dos ejércitos en la batalla de Maratón, los atenienses obtuvieron una victoria decisiva que supuso la retirada del ejército Persa de Europa y su retorno a Asia (de esta batalla ya hablaremos en otro hilo).

Tras la derrota, Darío comenzando a reclutar un nuevo ejército de inmenso tamaño, con el que pretendía sojuzgar Grecia. Sin embargo, sus planes se vieron interrumpidos cuando, en 486 a. C., se produjo una revuelta en Egipto que obligó a posponer indefinidamente la expedición. Darío murió durante los preparativos para marchar contra Egipto y el trono de Persia pasó a su hijo, Jerjes quien aplastó la rebelión egipcia y rápidamente retomó los preparativos para la invasión de Grecia.

En 481 a. C. el emperador Jerjes envió embajadores por toda Grecia solicitando toda la tierra y el agua, pero omitiendo deliberadamente a Atenas y a Esparta. Sin embargo, algunas ciudades fueron alineándose con estos dos estados líderes, para lo cual se celebró un congreso de poleis griegas en Corinto a finales del otoño de 481 a. c., del que surgió una confederación aliada de ciudades estado.

La guerra entre Grecia y Persia había comenzado...



PD: En otro hilo abriré y describiré la mítica batalla de las Termópilas. Espero no haberos aburrido con tanto preludio.
avatar
Il Migliore
Su Campechana Majestad

Mensajes : 15713
Edad : 28
Localización : Madrid
Debut oficial : 11/12/2007

Re: Batallitas.

Mensaje por Il Migliore el Miér 1 Jun 2011 - 16:11

Gran hilo! lo seguiré con interés.
avatar
Jo?
Su Campechana Majestad

Mensajes : 10891
Localización : Al fondo a la derecha.
Debut oficial : 11/12/2007

Re: Batallitas.

Mensaje por Jo? el Miér 1 Jun 2011 - 16:30

Mola, esta guapo este hilo, pero es demasiado largo para leerlo ahora, lo leeré con calma y os digo algo, pero quería animaros a que sigais con el tema aplauso
avatar
trukop
Eterna Promesa
Eterna Promesa

Mensajes : 786
Debut oficial : 17/08/2009

Re: Batallitas.

Mensaje por trukop el Miér 1 Jun 2011 - 19:17

Lo prometido es deuda.

la batalla de las Termópilas

Los hombres podrán cansarse de comer, de beber e incluso de hacer el amor; pero no de hacer la guerra.



En el año 481 a.c. el rey Jerjes envió emisarios en la península Griega exigiendo toda agua y tierra que allí se encontraba. La respuesta de los Griegos fue la constitución de la liga Helénica. A pesar de que varias polis se habían puesto del lado de Jerjes, las principales polis comandadas por Esparta, Atenas y Tebas decidieron frenar el avance Persa.

El contingente Persa contaba con un contingente formado por diversas culturas que según Heródoto superaba el millón de soldados aunque evidentemente esta cifra parece totalmente desorbitada y estimaciones modernas consideran que el ejercito Persa estaba formado por 250.000-300.000 soldados.

Por el bando Griego, los Atenienses comandados por Temístocles liderarían el contingente por mar mientras que las fuerzas de infantería serían comandadas por los Espartanos.

En el año 480 a.c. Jerjes se dispone a invadir el sur de Grecia. Temístocles aconseja que se trate de frenar el avance Persa en el estrechísimo paso de las Termópilas, un angosto desfiladero de unos 12 metros de anchura.

Esparta ante la perspectiva de que Fócida y Lócrida se unan a Jerjes deciden enviar un contingente a las Termópilas comandados por uno de sus reyes, Leonidas. Las tropas Griegas que finalmente defendieron el paso estaban formadas por 300 Espartanos, 600 Ilotas, 500 Tegeos, 500 de Manintea, 120 de Orcómeno y 1.000 hoplitas del resto de Arcadia: 400 de Corinto, 200 de Fliunte, 80 de Micenas, 700 Tespios y 400 Tebanos, además de 1.000 Focenses y todos los Locros. En total 7.000 hoplitas se enfrentarían a un ejercito de más de 250.000 soldados.

Se observa la desproporción de las fuerzas enfrentadas; pero lo estrecho del paso anulaba la diferencia numérica y la formación de falange de los helenos les concedía cierta ventaja sobre los persas, equipados con una panoplia mucho más ligera y por tanto menos protectora, además sus largas dollys (lanzas griegas para luchar en falange) podrían ensartar a los enemigos antes incluso de que estos pudieran tocarlos; así había sucedido en la pequeña confrontación de la Batalla de Maratón. Por tanto inicialmente la lucha no tenía por qué ser suicida.


A mediados de agosto los Griegos llegan a las Termópilas y reconstruyen el antiguo muro Focense. Para evitar que los Persas pudieran encontrar un paso que les permitiera atacarles por la retaguardia, Leonidas mando a los 1.000 Focidios que conocían el terrero a vigiliar el único paso que existía.



Preludio

Leónidas fue advertido sobre el gran número de arqueros que poseía Jerjes. Heródoto indica que se les dijo a los griegos que "sus flechas cubrían el sol" y "volvían el día en noche". Dienekes, soldado espartano, consideraba el arco como un arma poco honorable, ya que evadía el enfrentamiento cuerpo a cuerpo y contestó: "mejor, así lucharemos a la sombra".

Cuando Jerjes llegó ante el desfiladero, ante el que lentamente se iban reuniendo sus ejércitos, descubrió la posición sus enemigos. Un explorador a caballo se adelantó entonces hasta el paso tratando de averiguar algo sobre los hombres que lo defendían.
Los griegos se encontraban apostados en el interior del desfiladero. El jinete persa se acerco todo lo que pudo con la intención de observar a los defensores del lugar y de hacerse una idea clara del número de los mismos. En aquel momento los espartanos se lavaban y peinaban junto a la orilla, cosa que anotó sorprendido el persa, también pudo hacerse una imagen cabal de las dimensiones de las fuerzas griegas, datos todos ellos con los que corrió de vuelta al campamento que los invasores habían establecido más allá de la salida del Paso de las Termópilas.

Jerjes supuso que los Griegos se marcharían al ver la magnitud de su ejército. Pasaron cuatro días y Jerjes, impaciente, envió un emisario exigiendo a los griegos que entregasen sus armas inmediatamente para no ser aniquilados. Leónidas respondió: "Ven a buscarlas tú mismo" o en griego Molōn labe que tambien podria traducirse como "Sobre mi cadaver". Tirando los emisarios a un pozo.

Así dio comienzo la batalla.


Primer día



Jerjes primero envió a los soldados de Media y a los del Juzestán contra los aliados, con instrucciones de capturarlos y llevarlos ante él. El armamento Persa estaba constituido por numerosas tropas de infantería ligera con escudos de mimbre, espadas cortas y lanzas arrojadizzas, poco efectivas contra la muralla de escudos y lanzas largas de los espartanos. La táctica normal del Imperio aqueménida era lanzar una primera oleada que abrumara al enemigo por su número y, si no funcionaba, lanzar a los Inmortales; esta táctica era efectiva en las batallas en Medio y Lejano Oriente, pero no funcionaba igual de bien contra los griegos, cuyas tácticas, técnicas y armamento eran muy diferentes.

Lo que a ojos de todos parecía un simple trámite, se convirtió en una autentica pesadilla para los asaltantes: la carga masiva de la infantería atacante se estrelló contra las primeras líneas de hoplitas que se defendían tras el muro focidio (los restos reforzados de la antigua construcción defensiva antes mencionada). Durante toda la jornada, una y otra vez, en masa o en grupos de apenas un puñado de hombres, los valientes medos atacaban hasta caer masacrados por los tenaces defensores.

Las formaciones cerradas que los helenos oponían a los asaltantes se demostraban de esta forma absolutamente infranqueables.

Este enfrentamiento se prolongó durante buena parte del día hasta que por fin, después de sufrir innumerables pérdidas, los atacantes se dieron por vencidos y, perdida toda su voluntad de lucha, no tuvieron más remedio que retirarse.
Profundamente contrariado, Jerjes, que observaba detenidamente la lucha desde su posición, ordenó el avance de sus 10.000 inmortales, sus tropas de élite que se caracterizaban porque cuando uno caía era sustituido inmediatamente por otro inmortal. No podía permitirse ningún fracaso, por corto que este fuera, y mucho menos a la vista de sus ingentes pero heterogéneas huestes. El ataque, pues, de sus mejores soldados era la mejor opción que podía en ese momento adoptar.

Ya en la lucha, los inmortales, que vieron con impotencia como sus lanzas eran más cortas que las de sus adversarios, sufriendo de nuevo fuertes pérdidas en el combate contra los hoplitas.
Los espartanos emplearon con profusión la táctica de replegarse, simulando una huida, para luego revolverse y, rehaciendo inmediatamente la formación, contraatacar a sus desorganizados perseguidores; añagaza en la que estos caían continuamente y que les hacia sufrir un gran número de bajas.

Al terminar el día, y pese a que las pérdidas griegas habían sido relativamente sensibles, la debacle Persa era evidente.




Segundo día

Al día siguiente, en cuanto las primeras luces lo permitieron, Jerjes ordenó un nuevo asalto en masa de la posición enemiga reuniendo para ello a los mejores hombres de cada nacionalidad. Tenía la esperanza de que los agotados griegos no soportarían un ataque como el precedente, pero se equivocó. Allí estaban de nuevo las cerradas filas de hoplitas esperando la acometida persa. Durante el nuevo día oleadas de feroces atacantes se estrellaron dramáticamente contra la cerrada formación de los griegos.

Jerjes había amenazado a sus guerreros que de fracasar no tendrían lugar al que retirarse. Cuando los derrotados atacantes volvieron sobre sus pasos recibieron una lluvia de proyectiles de parte de las formaciones persas que se desplegaban fuera del desfiladero. Detenidos así en seco, los asiáticos no tuvieron más remedio que regresar e intentar batir de nuevo a los griegos, cosa que, evidentemente, no lograron.

Fue tal el ímpetu de unos y otros que los espartanos que combatían en vanguardia no dejaron que sus compañeros o aliados les relevasen del puesto como era habitual en este tipo de largos enfrentamientos cuerpo a cuerpo.

Después de dos días de lucha continuada el inmenso ejército de Jerjes no había avanzado ni un solo metro. La situación no podía ser más desconcertante para el orgulloso monarca cuando el destino vino a entregarle en bandeja la victoria. La tarde del segundo día del ataque, un lugareño indicó al mismo Jerjes que existía un paso entre las montañas (la llamada senda Anopea) que podía ser utilizado para llegar al otro lado de las posiciones que los griegos ocupaban en el desfiladero. Sin pérdida de tiempo el rey ordenó al persa Hidarnes ir al frente de los Inmortales, tomar aquella ruta con sus hombres para, al amanecer, confluir desde todos los lados a la vez sobre los defensores griegos.

Cuando los focenses que defendían el paso se vieron aquella noche desbordados por una auténtica marea de persas, se replegaron confundidos hasta lo alto de una colina cercana aunque no sin enviar a la retaguardia en las Termópilas un emisario con la terrible noticia. En principio trataban los focenses de ganar tiempo atrincherándose en una posición fuerte, pero en realidad lo que hicieron fue dejar involuntariamente el camino libre a los persas que, sin dudarlo un momento, les dejaron inteligentemente de lado y prosiguieron con su avance en dirección al desfiladero.


Tercer día

Las nuevas del avance del ejercito persa por las montañas llegaron pronto a Leónidas. Reunidos los líderes griegos a la luz de las antorchas, resolvieron que toda resistencia era inútil y que la posición debía ser evacuada en ese mismo instante, aprovechando la oscuridad. Y eso fue lo que hizo la mayoría: todos menos los espartanos. Leónidas consideró que su deber y el prestigio de su patria le obligaban a mantenerse defendiendo la posición hasta el final. Su decisión fue imitada por los tespieos y los tebanos, en total, y como mucho, unos 2.000 soldados.

Durante aquella difícil noche, y mientras las ultimas columnas de los griegos en retirada se perdían en dirección al sur, alguien propuso a Leónidas el pasar al ataque. Por qué no aprovechar la oscuridad y la segura confianza con la que los persas acampaban más allá del desfiladero para penetrar súbitamente en sus posiciones, buscar la tienda del rey (a buen seguro fácilmente localizable) tomarla al paso y acabar con su vida? Muerto el Gran Rey sin ninguna duda que su ejército se desharía como un azucarillo en el agua.
Leónidas no dudo mucho. Había todavía tiempo para realizar aquella hazaña, pues Hidarnes y sus tropas a buen seguro no llegarían desde las montañas hasta el amanecer. Era sin duda el mejor plan posible y, también, osado y glorioso.

Saliendo del desfiladero, el Leonidas desplegó sus unidades y ordenó el avance sobre el campamento enemigo. Lo último que podían esperar los persas era este desesperado contraataque y, sobre todo, la intención final del espartano, que era llegar hasta la misma tienda del rey para acabar con él. En formación cerrada los griegos irrumpieron en el inmenso campamento persa. El combate cuerpo a cuerpo se generalizó por doquier y en su empuje los espartanos llegaron hasta la misma tienda de Jerjes: vacía. Momentos antes el Gran Rey había sido prudencialmente alejado del lugar.
Mientras la noche cubría el campo, el combate se convirtió en una espantosa matanza para los persas y sus aliados. En la confusión unos a otros, aliados con aliados se despedazaban mutuamente sin saber bien lo que ocurría ni contra cuantos enemigos luchaban.
Finalmente con las primeras luces del día los persas pudieron hacerse una idea cabal de lo que ocurría y del número de los griegos infiltrados. El contraataque no se hizo esperar.

Rebasados por todos los lados y ante la inmensa superioridad numérica del enemigo los griegos fueron lentamente exterminados, cayendo buena parte de ellos en la lucha; Leónidas murió allí mismo, y sobre su cadáver se recrudeció el combate. Finalmente, el anuncio de que el persa Hidarnes desembocaba ya al otro lado del desfiladero provocó la retirada ordenada de los últimos supervivientes; grupos de tespieos y espartanos que codo con codo se replegaron de nuevo sobre las Termópilas, pues sus otros aliados, los tebanos, optaron por rendirse y entregarse allí mismo a los persas.

En una especie de túmulo existente poco más allá de las posiciones del muro focidio, los griegos se apiñaron juntando sus escudos en un intento vano de defenderse de la lluvia de flechas que los rabiosos persas lanzaron ahora y desde todas direcciones sobre ellos. De esta forma, sin cruzar ya las espadas, los últimos griegos de las Termópilas cayeron en la lucha.

Finalmente, Jerjes había tomado las Termópilas pero había pagado un precio inmenso.


Monumento en honor a Leonidas



Como último apunte a esta batalla, varias frases han pasado a la historia:

1) Cuando Leonidas se va de Esparta con dirección a las Termópilas, su esposa, la reina Gorgo le pregunto:
-"Tienes alguna última orden para mi?
A lo que Leonidas contesto.
-"Si. Cásate con otro y ten hijos fuertes para Esparta".

2) Cuando un Griego dijo que los arqueros Persas eran tan numerosos que sus flechas cubrían el sol y volvían el día en noche, Dienekes contesto:
-"mejor, así lucharemos a la sombra".

3) Cuando Jerjes envió un emisario exigiendo a los griegos que entregasen sus armas inmediatamente para no ser aniquilados. Leónidas respondió:
-"Ven a buscarlas tú mismo"

4) La noche del segundo día de batalla, Leonidas, conocedor que por retaguardia se aproximaban los 10.000 inmortales les dijo a sus soldados:
-"Desayunad bien, puesto que esta noche cenaremos en el Hades"

5) La noche después del primer día de batalla, Leonidas animó a sus hombres diciendoles:
-"Jerjes tiene muchos hombres pero pocos soldados".


Espero que los que hayáis tenido moral para comeros el ladrillo lo hayáis disfrutado.
avatar
Niku
Su Campechana Majestad

Mensajes : 10313
Edad : 29
Localización : Guatemala
Debut oficial : 05/04/2010

Re: Batallitas.

Mensaje por Niku el Miér 1 Jun 2011 - 19:54

king king
avatar
Sama
Cruciquense

Mensajes : 42815
Edad : 27
Debut oficial : 28/01/2008

Re: Batallitas.

Mensaje por Sama el Miér 1 Jun 2011 - 21:47

Joder que amos.
Interesantísimo post!
avatar
Kubala
Tópor
Tópor

Mensajes : 5016
Edad : 45
Localización : Concello de Zas
Debut oficial : 05/05/2008

Re: Batallitas.

Mensaje por Kubala el Jue 2 Jun 2011 - 1:13

Demasiado largo... tendre que volver mañana a terminarlo. Mad

vikingo orc
avatar
Charrúa
Su Campechana Majestad

Mensajes : 10095
Edad : 25
Debut oficial : 21/07/2008

Re: Batallitas.

Mensaje por Charrúa el Jue 2 Jun 2011 - 2:44

Una pregunta, para neutralizar el orden oblicuo qué convendría?
avatar
Niku
Su Campechana Majestad

Mensajes : 10313
Edad : 29
Localización : Guatemala
Debut oficial : 05/04/2010

Re: Batallitas.

Mensaje por Niku el Jue 2 Jun 2011 - 3:07

Charrúa escribió:Una pregunta, para neutralizar el orden oblicuo qué convendría?
Pues de primeras y te respondo con sentido comun que los que ciertamente conocen del tema son Trancos y Trukop. Double TT Laughing
A lo que iba en un inicio puedes utilizar tu ejercito en una formacion oblicua para contrarrestar la oponente tambien cuidandose de atacar de ultimo su parte mas fuerte. Retrocediendo o al menos dejando una pequeña linea que no logre rodear toda tu falange, hay que recordar tambien que al formarse con sus tropas en concentracion mayor de 12 filas de profundidad su formacion es mas fuerte claro pero tambien mas dificil de maniobrar, y otro punto importante es que la falange debe estar en terreno plano para funcionar correctamente.
Tener a la caballeria a un costado para que realize un flanqueo oportuno y mantener a raya a sus mejores tropas con lluvia de proyectiles.

Eso haria el General Niku. Cool

Evitando asi esto.

avatar
trukop
Eterna Promesa
Eterna Promesa

Mensajes : 786
Debut oficial : 17/08/2009

Re: Batallitas.

Mensaje por trukop el Jue 2 Jun 2011 - 10:52

Niku escribió:
Charrúa escribió:Una pregunta, para neutralizar el orden oblicuo qué convendría?
Pues de primeras y te respondo con sentido comun que los que ciertamente conocen del tema son Trancos y Trukop. Double TT Laughing
A lo que iba en un inicio puedes utilizar tu ejercito en una formacion oblicua para contrarrestar la oponente tambien cuidandose de atacar de ultimo su parte mas fuerte. Retrocediendo o al menos dejando una pequeña linea que no logre rodear toda tu falange, hay que recordar tambien que al formarse con sus tropas en concentracion mayor de 12 filas de profundidad su formacion es mas fuerte claro pero tambien mas dificil de maniobrar, y otro punto importante es que la falange debe estar en terreno plano para funcionar correctamente.
Tener a la caballeria a un costado para que realize un flanqueo oportuno y mantener a raya a sus mejores tropas con lluvia de proyectiles.

Eso haria el General Niku. Cool

Evitando asi esto.



Gran explicación, crack.


Si mucho no me equivoco, Alejandro Magno usaba la caballería para hostigar los flancos del ejercito contrario.

Otra forma muy inteligente era la que usaron durante un siglo los ejércitos mongoles con su caballería de arqueros.
avatar
Gulus
Su Campechana Majestad

Mensajes : 15434
Edad : 43
Localización : En un lugar oprimido por montañas
Debut oficial : 08/03/2011

Re: Batallitas.

Mensaje por Gulus el Jue 2 Jun 2011 - 15:37

Se me cae la baba con el post...

PD. No quiero hacer publicidad gratuita pero... Habéis leido a Santiago Posteguillo? En caso contrario, lo disfrutaréis...

PD2. Si no creo recordar, el orden oblicuo se rompió cuando la caballería dejó de utilizarse como linea frontal de ataque y pasó a ser fuerza móvil en los flancos.
avatar
trukop
Eterna Promesa
Eterna Promesa

Mensajes : 786
Debut oficial : 17/08/2009

Re: Batallitas.

Mensaje por trukop el Jue 2 Jun 2011 - 16:49

Venga cabroncetes, no nos dejéis todo el trabajo a Trancos y a mí. Que otro publique una batalla épica. Prometo que después describo la batalla de Maratón que dio carpetazo a la primera guerra Médica.
avatar
Trancos
Administrador

Mensajes : 9948
Edad : 43
Localización : Alcuéscar (Cáceres)
Debut oficial : 06/05/2011

Re: Batallitas.

Mensaje por Trancos el Jue 2 Jun 2011 - 18:28

Excepcionales la narración de trukop y las aportaciones de Niku. Esto marcha.
avatar
Charrúa
Su Campechana Majestad

Mensajes : 10095
Edad : 25
Debut oficial : 21/07/2008

Re: Batallitas.

Mensaje por Charrúa el Jue 2 Jun 2011 - 18:32

Gracias por la respuesta.
avatar
Trancos
Administrador

Mensajes : 9948
Edad : 43
Localización : Alcuéscar (Cáceres)
Debut oficial : 06/05/2011

Re: Batallitas.

Mensaje por Trancos el Vie 3 Jun 2011 - 19:19

Niku escribió:
Charrúa escribió:Una pregunta, para neutralizar el orden oblicuo qué convendría?
Pues de primeras y te respondo con sentido comun que los que ciertamente conocen del tema son Trancos y Trukop. Double TT Laughing
A lo que iba en un inicio puedes utilizar tu ejercito en una formacion oblicua para contrarrestar la oponente tambien cuidandose de atacar de ultimo su parte mas fuerte. Retrocediendo o al menos dejando una pequeña linea que no logre rodear toda tu falange, hay que recordar tambien que al formarse con sus tropas en concentracion mayor de 12 filas de profundidad su formacion es mas fuerte claro pero tambien mas dificil de maniobrar, y otro punto importante es que la falange debe estar en terreno plano para funcionar correctamente.
Tener a la caballeria a un costado para que realize un flanqueo oportuno y mantener a raya a sus mejores tropas con lluvia de proyectiles.

Eso haria el General Niku. Cool

Evitando asi esto.


Lo primero es lo primero. Niku, el gráfico que has puesto no puede ser más explicativo. Enhorabuena.

Y en cuanto a la cuestión de como neutralizar el orden oblicuo, hay varias alternativas. El uso de caballeria para flanquear la masa enemiga podría ser una opción, si esta no tiene a su vez caballeria apoyándole. Oponer una masa igual de potente y densa puede ser otra solución. O aplicar la misma táctica que el rival pero en el otro flanco, una especie de "puerta giratoria", con la esperanza de cogerle la espalda al enemigo antes de que él te la coja a tí. También puedes aplicar una gran fuerza en el centro de la formación enemiga para romperla en dos. Y otra posibilidad es disponer de una fuerza de reserva para contraatacar cuando el ataque oblícuo enemigo esté a punto de lograr la ruptura, que es precisamente el momento en el que es más vulnerable, pues debido al esfuerzo del combate y al entusiasmo de la victoria que se cree próxima la formación pierde inevitablemente cohesión y solidez, y una unidad de refresco puede hacerle mucho daño.

Pero lo auténticamente esencial para neutralizar un ataque oblícuo es saber detectarlo a tiempo, saber prevenirlo o reaccionar con gran rapidez al mismo. El elemento sorpresa es uno de los factores más determinantes en el éxito o fracaso de este tipo de maniobra. El ataque oblicuo es una táctica muy arriesgada, porque para reforzar una parte de tu linea tienes que debilitar otra. Si el enemigo se da cuenta de lo que vas a hacer a tiempo tomará medidas no solo para detener tu ataque, sino también para aprovechar tu debilidad. Por eso un ataque oblícuo debe ser ante todo sorpresivo, rápido y contundente, porque si no puede acabar en desastre.

Hay casos en los que un general ha debilitado expresamente una posición de gran importancia estratégica para atraer al enemigo a ese sitio, para que el enemigo lance un ataque en oblicuo a ese sitio, y de ese modo debilite otra posición con mayor importancia táctica, normalmente el centro de la linea.
avatar
Jo?
Su Campechana Majestad

Mensajes : 10891
Localización : Al fondo a la derecha.
Debut oficial : 11/12/2007

Re: Batallitas.

Mensaje por Jo? el Vie 3 Jun 2011 - 19:40

trukop escribió:
Antes de describir en otro post dicha batalla, me gustaría explicar un poco de la cultura Espartana,

yes Genial, muchas felicidades, un hilo de lo mejor del foro.
avatar
Jo?
Su Campechana Majestad

Mensajes : 10891
Localización : Al fondo a la derecha.
Debut oficial : 11/12/2007

Re: Batallitas.

Mensaje por Jo? el Vie 3 Jun 2011 - 19:41

trukop escribió:Venga cabroncetes, no nos dejéis todo el trabajo a Trancos y a mí. Que otro publique una batalla épica. Prometo que después describo la batalla de Maratón que dio carpetazo a la primera guerra Médica.

Si me viera capacitado, lo haría, pero como no te cuente una partida de Risk Laughing
avatar
trukop
Eterna Promesa
Eterna Promesa

Mensajes : 786
Debut oficial : 17/08/2009

Re: Batallitas.

Mensaje por trukop el Vie 3 Jun 2011 - 19:46

Jo? escribió:
trukop escribió:Venga cabroncetes, no nos dejéis todo el trabajo a Trancos y a mí. Que otro publique una batalla épica. Prometo que después describo la batalla de Maratón que dio carpetazo a la primera guerra Médica.

Si me viera capacitado, lo haría, pero como no te cuente una partida de Risk Laughing


Pues a mi se me da genial el Risk. Si te mola mucho, te aconsejo que pruebes los juegos de la saga Total War.
avatar
Niku
Su Campechana Majestad

Mensajes : 10313
Edad : 29
Localización : Guatemala
Debut oficial : 05/04/2010

Re: Batallitas.

Mensaje por Niku el Vie 3 Jun 2011 - 23:08

trukop escribió:
Jo? escribió:

Si me viera capacitado, lo haría, pero como no te cuente una partida de Risk Laughing


Pues a mi se me da genial el Risk. Si te mola mucho, te aconsejo que pruebes los juegos de la saga Total War.

He aqui un hermano de armas. Smile

Yo colgare algo hasta el fin de semana que ando haciendo bastante tarea. Laughing

Contenido patrocinado

Re: Batallitas.

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun 20 Nov 2017 - 8:50